Banner Interno

Compañia de Jesús

 La Compañía de Jesús es una Orden Religiosa de la Iglesia Católica. Sus miembros son popularmente conocidos como jesuitas. Fundada por Ignacio de Loyola, en 1540, está hoy extendida por 127 países en los que 19.564 compañeros trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo cultural e interreligioso.

La Compañía de Jesús es una Orden Religiosa de la Iglesia Católica fundada por San Ignacio de Loyola en 1540 (aprobada por el Papa Paulo III). San Ignacio fundó este instituto en París, junto con otros compañeros, y legó a la Iglesia una herramienta fundamental: los Ejercicios Espirituales. No en vano, en 1922, el Papa Pío XI nombró a San Ignacio de Loyola patrono oficial de los Ejercicios Espirituales.

Los jesuitas, que así se conoce a los miembros de esta congregación religiosa, trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo cultural e interreligioso. La finalidad de esta Compañía es “la perfección cristiana, propia y ajena, para gloria y servicio de Dios”.

La Compañía de Jesús es la primera orden religiosa masculina mundial en cuanto a número de miembros, seguida de los salesianos y los franciscanos. El 1 de enero de 2007 los jesuitas eran 19.216. De ellos, los sacerdotes son 13.491, los escolares (jesuitas preparándose para ser sacerdotes) 3.049, los Hermanos (jesuitas no sacerdotes) 1.810 y los novicios (los que acaban de entrar en los seminarios de la Compañía para estudiar durante 2 años), 866.

La edad media de todos los jesuitas es de 57,34 años. La disminución de vocaciones que ha afectado a la Iglesia entera en los últimos decenios, también se ha hecho patente en la Compañía. Aún así, en 2007 habían entrado en nuestra institución 486 nuevos novicios (el 40% de ellos en Asia). En España, el noviciado, ubicado en San Sebastián, acoge este año a 14 de ellos.

La formación en la Compañía de Jesús es una etapa muy larga (del orden de los 10 ó 12 años) que empieza con el noviciado (dos años) y continúa con un proceso de formación intelectual sólida en todos los casos e incluye los estudios filosóficos y teológicos necesarios para la ordenación en el caso de los jesuitas sacerdotes. Muchos jesuitas aparte de licenciados en Teología, han cursado otra Licenciatura (en los más diversos campos de estudio).