Banner Interno

Grupo Magis

El grupo o comunidad juvenil Magis es la experiencia central de la propuesta evangelizadora de la pastoral juvenil de los Colegios de la Compañía de Jesús en Centroamérica (Valladares, 2011).

Se han realizado dos campamentos, el primero en Nicaragua (2011) y el segundo en Guatemala (2013).

MAGIS

La palabra MAGIS es una palabra latina que significa MAS. Es un concepto muy central para entender el alma y la manera de actuar de San Ignacio, y de las personas que de algún modo quieren inspirarse en su espiri­tualidad.

        Muy ligada a la palabra MAS, está la palabra MEJOR. Este vocabula­rio usado por San Ignacio, refleja su talante espiritual. Fueun hombre de sueños, de ideales, que quería hacer grandes cosas por su Señor. Uno se lo imagina que anduvo solo y a pie - como dice él -, por Europa, soñando, imaginando qué podría hacer, lo mejor que podría hacer por Dios, y de ahí nació todo su trabajo por la Iglesia.

 

El MAGIS no es una forma de ser más perfecto uno, sino de amar más, de servir más.Por eso entendemos que la vida de San Ignacio, es una vida de búsqueda, porque le tocó vivir una vida de cambio de época y buscó apasionadamente. Y el motor de esa búsqueda fueel MAGIS, hacer lo mejor, cómo servir, cómo amar más, cómo salir de sí mismo.San Ignacio fueun hombre de sueños, pasaba ratos pensando qué hacer por su Señor. Vivió una invita­ción a dar lo mejor de sí.

 

En el fondo, el MAGIS se comprendesi alguna vez han estado enamorados. Cuando uno quiere a alguien, no parte el corazón, uno lo entrega entero y busca lo mejor para la persona que ama. El MAGIS está ligado a un proyecto que vale la pena y a que estamos tocadosde amor por alguien y que queremos jugar la vida con él. El MAGIS se asume por amor a alguien, y es una expresión de sume delicadeza.

 

Desde aquí se entiende EL GRUPO JUVENIL MAGIS como una  experiencia de vida inspirada en la espiritualidad ignaciana que busca que sus integrantes estén dispuestos y dispuestas, desde el seguimiento de Jesús, a dar siempre el más.

 

La experiencia de MAGIS inició a partir de la elaboración de un proyecto comunitario que los y las jóvenes de nuestros colegios realizaron como concreción de la experiencia vivida en el primer curso-taller de líderes ignacianos, realizado en el año 2004 en Guatemala. El curso taller contó con la participación de los colegios: Liceo Javier de Guatemala, Colegio Centroamérica de Nicaragua y Externado de San José de El Salvador.

 

Con estas grandes líneas: Programa formativo, inspiración, rasgos de identidad ignaciana, metodología de trabajo con las dimensiones del Paradigma Pedagógico Ignaciano (PPI) y objetivos para cada etapa, las reuniones, experiencias de misión, oración, retiros y otras actividades, marcaron el inicio de este sueño. En el 2006 los y las jóvenes buscaron un nuevo nombre para el grupo: MAGIS por las palabras:

M (misión) 

A (apertura) 

G(gracia) 

I (ilusión) 

S (solidaridad). 

 

El nombre de la comunidad surge por dos razones: Una, por lo que significa en los Ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola: “EL MÁS” o el “MAYOR” servicio por Dios y su causa. Dos, por lo que la experiencia de comunidad generó durante los tres primeros años. Fue así que surgió el primer logo y el primer lema, que identifica a los integrantes de este grupo juvenil.

 

A partir de esta iniciativa, en el 2006, asesores representantes de los tres colegios antes mencionados, se reunieron en el Colegio Externado San José de El Salvador, para evaluar, después de dos años, la experiencia del primer curso-taller.

 

Fue así que en esta reunión y a partir de la experiencia de las comunidades juveniles ignacianas en el Externado de San José de El Salvador (MAGIS) y el Instituto Loyola de Nicaragua (MAGIS), se elaboró una propuesta para grupos juveniles MAGIS en los colegios de la Compañía de Jesús en Centroamérica. El nombre de este proyecto se llamó en un primer momento “Comunidad de jóvenes ignacianos para la solidaridad”, atendiendo a la necesidad de crear una comunidad juvenil  ignaciana que ayudara a los y las jóvenes del turno matutino y vespertino a crecer humana, espiritualmente y en compromiso cristiano con la realidad.